domingo, 20 de mayo de 2018

Ofuscado



Si, reconozco que estaba desesperado. Que cuando todo va mal durante un tiempo, me ofusco, todo se ve negro.

Primero fue el empleo. Después de trabajar varios meses sin contrato, a la calle. Luego fue mi pareja, las preocupaciones, los problemas pasaron factura y me dejó. Finalmente mi casa, al no poder hacer frente al pago me la embargaban.

Así que por eso salté de un vigésimo piso. Muerte segura. Unos segundos de angustia y el final. Pero algo sucede a mitad caída. 

En mi bolsillo teléfono se pone a sonar. ¿Y si es para algún empleo nuevo? ¿Y si es mi mujer que quiere volver conmigo? ¿Y si es de mi banco que aceptan negociar las condiciones de mi hipoteca? Demasiado tarde para comprobarlo. Es el fin.

03/03/2018

domingo, 13 de mayo de 2018

Verano


En la orilla de la playa, un niño mira a la mar. Un sol recalienta sus hombros, pero estos ya están acostumbrados. Desde aquí no se percibe el desagradable olor de la depuradora que queda más allá. En cambio si la del chiringuito de playa que ya prepara las primeras paellas para los turistas. Todo mezclado con el olor y el sabor a sal.

El castillo de arena comienza a derrumbarse, pero aún no es tarde para construir un foso alrededor que llenar con el agua del mar. Y sino pronto la marea se encargará de ello. Nunca olvida construir un segundo foso, que comunica el del castillo con la cercanía del agua. Espera que esta vez ningún desaprensivo patee si obra.

Pero ahora la atención del niño está en otro lugar. Las olas. Son fascinantes, es lo mejor de este lugar. Saltarlas, luchar contra ellas. Soñar que es un valiente guerrero que vence una inmensa fuerza de la naturaleza.

Mira atrás, buscando la localización de su madre. Sonríe y corre sintiéndose feliz en dirección a la orilla.

16/02/2018

domingo, 6 de mayo de 2018

Corazón gris



El enfado les hizo dejar de hablar. No fue más que una tontería, un pequeño arrebato de celos, que los puso de morros unos minutos. Pero los minutos se convirtieron en horas. Era su primera relación seria y no sabía como gestionar aquello. Pero lo evidente es que se sentía mal.

A la vuelta, él trató de comunicarse, de pedirle disculpas. Pero ella se negaba a hablar. La tristeza se convirtió en amargura. Aquella noche se despidieron de la forma más fría.

Al día siguiente, sin aviso previo, ella se presentó en su casa. Habrá venido a hacer las paces, pensó él. Pero nada más lejos de la realidad. La chica había ido a terminar con la relación. Él se quedó tan helado que no supo reaccionar, solo pudo escuchar con los ojos muy abiertos y casi sin poder pronunciar palabra. 

Las navidades terminaron de súbito antes de tiempo. Todo se volvió gris. El frío y el dolor no habían hecho más que comenzar y se instalaron por bastante tiempo en su interior, lo que tardó en comprender el reverso amargo del amor. 

11/02/2018

Fuente imagen: http://mindbenders.eu/drawing-heart-with-charcoal-pencils-trick-art-on-line-paper-drawing-3d-heart/

domingo, 29 de abril de 2018

Rescate



El vaquero había recorrido decenas de kilómetros hasta llegar aquí. El lugar en el que retenían a la cautiva.

Los últimos metros era los más decisivos, donde la táctica y el efecto sorpresa tenían especial importancia, ya que aquellos Cheroqui lo superaban en número. Así pues, había decidido infiltrarse en silencio, liberar a su amiga y escapar sin ser vistos. O al menos hasta llegar hasta Tornado, su fiel caballo, al que había dejado atado unos metros más allá.

Y todo estaba yendo bien. Estaba cerca de centro del campamento. Los salvajes danzaban en círculos alrededor del fuego, esta era su oportunidad.

Pero no vio venir aquel picor que le sobrevino, justo al iniciar la carrera entre choza y choza. Un sonido casi tan fuerte como un disparo resonó con potencia. Se interrumpió la música, y el vaquero, que acababa de estornudar, fue el centro de atención de todas las miradas.

30/01/2018

domingo, 22 de abril de 2018

Lápiz de colores


De familia humilde el niño tenía que usar calcetines raídos. Exprimir los lápices hasta que apenas se podían coger con los dedos. Usar la ropa más barata del mercado. Mientras algunos de sus compañeros de clase lucían la ropa de marca, juguetes caros y además presumían de ello.

Como pasó con aquel lápiz de colores, si, de colores, no solo de un color, sino que estaba compuesto por varias puntas intercambiables, una pasada.

El niño tuvo un arrebato, y en un despiste de su compañero se agenció del pequeño tesoro. Lo escondió en su estuche, lo miraba, jugaba con él. Y se lo llevó a casa, donde se pasaba horas intercambiando las puntas, pero apenas lo usó.

Poco a poco fue ganando en su interior el pesar de la mala acción que había cometido. Y un día una idea brilló en su mente. Devolverlo. Sólo de imaginarlo le hizo sentir bien, así que eso haría.

Lo llevó de nuevo a clase, y cuando su compañero fue al servicio se lo dejó encima de su pupitre. A la vuelta, se quedó mirando el lápiz, lo cogió, lo miró por un lado, lo miró por otro con evidente cara de incredulidad. Seguro que había reconocido aquel objeto desaparecido días atrás y no alcanzaba a comprender su repentina vuelta, ajeno de la sonrisa de uno de sus compañeros un par de filas más atrás.

26/01/2018

Fuente imagen: https://www.amazon.es/11-l%C3%A1pices-colores-punta-intercambiable/dp/B0026P52SC

domingo, 15 de abril de 2018

Objetos perdidos



- ¿Y cuándo dice usted que la perdió?

- A finales del verano pasado, bueno, en septiembre

- ¿Donde?

- Pues no estoy seguro, yo la llevaba encima y cuando me di cuenta… ya no estaba. Debió de ser de camino a casa o al trabajo.

- Ummm Descríbala con la mayor exactitud posible

- Bueno pues… es difícil. Es de esas cosas que no te das cuenta cuando está, pero notas el vacío cuando no está. Yo lo noto más por lo que en mi producía. Me sentía bien, feliz, me hacía mirar al futuro con optimismo… Ahora lo veo todo negro

- Ya, ya. Y ahora su vida ya no tiene sentido, ¿No?

- Exacto ¿La tiene?

- Pero vamos a ver. Yo no le puedo dar la esperanza, la tiene que encontrar por si mismo… ¡El siguiente!

25/01/2018

Fuente imagen: http://www.stevemcpherson.co.uk/2008/11/16/objects-lost-objects-found-object-lost-object-found/

domingo, 8 de abril de 2018

Nochevieja


Había tenido que volver a por el regalo del amigo invisible, por eso se retrasaba. La mesa ya estaría puesta, pero había avisado y le esperarían para comenzar a cenar. Como detalle también llevaba una caja de bombones.

Se metió en el ascensor, pulsó el botón. Justo cuando se cerraban las puertas una chica rubia que entraba en la escalera corrió. El chico tuvo el detalle de detener las puertas para que ella pudiese entrar.

- Gracias – Agradeció su gesto.

El ascensor por fin comenzó su recorrido, ronroneando hasta que de golpe, se paró el seco. Los pies de ambos dieron un pequeño salto por la brusquedad, pero no ocurrieron mayores percances.

- Vaya – Dijo él. Se miró la hora. Faltaban menos de dos horas para las campanadas. Pulsaron varios de los botones, pero nada. El chico llamó a sus amigos, no tenían la llave del ascensor, pero se encargaron de llamar a la empresa de mantenimiento. Pero en una noche como hoy iban a tardar un buen rato.

Ojos en blanco, suspiros… - Parece que nos van a dar las uvas aquí… - Dijo ella 

– Lo podemos celebrar con bombones – Propuso él divertido

A lo que ella le repuso - No me gusta el chocolate, pero gracias… - Así comenzó la conversación. 

Desde luego que fue una noche de fin de año diferente. Era pasada la una cuando llegaron los de mantenimiento y los sacaron del elevador. Ambos fueron recibidos entre aplausos, por los amigos de él y por los padres de ella.

Su madre la abrazó y tras darse cuenta de algo, sacó un pañuelo limpio – Tienes algo… - Le quitó una pequeña mancha de chocolate que tenía en la comisura de los labios

08/01/2018

Fuente imagen: https://eldiariony.com/2016/12/25/uvas-de-la-suerte-en-tu-cocina/